miércoles, 14 de febrero de 2018

Un día especial, perfumado por el aroma del amor




María Elena Balán Sainz
  Se sienten aires románticos, de mucha ensoñación, perfumados por el aroma del amor,  este 14 de febrero acoge a los novios bajo el arco de Cupido, ese diosecillo travieso que anda haciendo de las suyas con flechas que marcan por igual a cualquier mortal, no importa edad, raza ni sexo.
   Expertos aseguran que el amor es como un bálsamo con infinidad de cosas buenas, porque quien se sumerge en un estado de enamoramiento puede hasta frenar el envejecimiento, sentirse con mayor bienestar, con un estado de ánimo bueno, todo lo cual influye en la capacidad de ahuyentar el estrés, tener como especie de un escudo que protege de las enfermedades.
   Pues sí, esto tiene su explicación científica y se basa en que hay un compuesto orgánico llamado feniletilamina, que forma parte de las anfetaminas  causante de esos cambios que aparecen en los novios.
   Por eso quienes se enamoran sienten en el estómago algo así como el revoleteo de maripositas ante la proximidad del ser amado, ya sea porque toca su mano o le devuelve una mirada apasionada. Entonces ocurre la liberación de la feniletilamina.
   Quienes caen en las redes del amor son como un surtidor que libera dopamina, conocida como hormona del placer que no es más que una sustancia que entra en el torrente sanguíneo cuando se experimenta aquello que da goce, como las relaciones sexuales, comer un chocolate o cuando se droga un individuo.
   Es provocadora de una sensación eufórica propia de esas personas que están enamoradas. Científicamente está demostrado que la dopamina es la responsable de ese comportamiento del enamorado de centrar la atención solamente en la persona a la que ama.
   Los expertos insisten en destacar que ese deseo de contacto emocional que experimentan los enamorados tiene como responsables a la oxitocina y vasopresina, que se presentan en el torrente sanguíneo cuando esos dos seres que sienten atracción entran en un contacto que los subyuga, dígase miradas cargadas de pasión, estrecharse en un abrazo o tener sexo.
   En tanto, la hormona testosterona agrega ese puntito picante de la pasión y es por eso que su nivel de concentración resulta elevado al haber contacto. Se dice que los hombres lo poseen más alto que las féminas y que el varón exhibe la capacidad de despertar un gran revuelo pasional en la hembra con solo besarla por el intercambio de saliva.
   Todo esto justifica que novios bajo el arco de Cupido tengan altas concentraciones de estrógenos en esa etapa en que les parece flotar en el aire.
   Se le agrega a lo anterior la presencia de otro ingrediente más que va a la sangre cuando se está enamorado, se trata de la melatonina, cuya virtud mágica es ralentizar el envejecimiento, incrementar la lozanía, la vitalidad e incrementar los deseos de vivir.
   En tanto, la noradrenalina, conocida como hormona del estrés, provoca en los enamorados un estado de ánimo positivo, alegre, de felicidad y vitalidad. ¡Cuántas cosas buenas representa estar enamorados!
  Déjate atrapar por uno de esos flechazos del diosecillo del amor, que anda muy activo en este mes de febrero, cuando se celebra el Día de San Valentín o Día de los enamorados y se respira la fragancia de lo más excelso del enamoramiento, ese sentimiento divino e inigualable.

jueves, 8 de febrero de 2018

Crónica desde Guadalajara: Adiós al sueño de los Alazanes



Yasel Toledo Garnache

Guadalajara, México, 8 feb (ACN) La parte más reciente de esta historia comenzó a las ocho de la noche de este miércoles en Guadalajara, ciudad de mariachis, tequila y amor al deporte, a las nueve en Cuba, país de pasión hacia el béisbol.
   En la mente de algunos se escuchaba una música agradable de fondo. Sobre el montículo, estaba Lázaro Blanco Matos, considerado el pícher más sobresaliente del país, el mejor aliado en la esperanza de atrapar el anhelo de un éxito. 
   El espigado atleta permitió dos hits y regaló un boleto en el comienzo del partido, pero luego lanzó serpentinas “imbateables”, para propinar tres ponches consecutivos e impedir anotaciones de las Águilas Cibaeñas, de República Dominicana.
   Los Alazanes fabricaron tres en el segundo inning y la melodía de fondo se escuchaba más alto. Muchos soñaban con la clasificación a la discusión del título.
   Con gran dominio sobre los rivales, avanzaba el gigante Blanco, pícher más destacado de la última campaña de la liga Canadiense-Americana y campeón de ese torneo con los Capitales de Québec.
   En las redes sociales, internautas manifestaban su alegría, como seguramente sucedía en muchos hogares, pero en la sexta entrada las sonrisas se desdibujaron, y todo empezó a cambiar, pues las Águilas conectaron triple y jonrón para acercarse en el marcador.
   Un capítulo más tarde y ante los envíos del relevista Miguel Lahera, pisaron el home plate tres veces y tomaron la delantera en la carrera por conseguir el pasaje a la final.
   En el octavo, las Águilas agregaron dos más e iniciaron el vuelo hacia la discusión del trofeo por primera vez para un conjunto dominicano desde que se instauró el actual formato del certamen en 2014.
   Por Cuba, además de Blanco, también merece aplausos Frederich Cepeda, quien disparó triple, hit y jonrón e impulsó dos carreras, en un intento por empujar a todos hacia la lucha por el título contra los Criollos de Caguas, de Puerto Rico, actuales campeones, quienes esperaban a los retadores.
   Minutos después del encuentro, Carlos Martí Santos, timonel del elenco, resaltó que fue un bonito partido, en el cual Blanco realizó una gran labor, pero los relevistas no pudieron preservar la ventaja.
  Llamativas fueron algunas situaciones de juego, como la intensión temeraria de Roel Santos de salir para segunda base en el noveno inning, cuando perdían siete anotaciones a cuatro, marcador definitivo, o la facilidad con que los corredores contrarios robaron ante los lanzadores y enmascarados cubanos.
   Este jueves, las Águilas y los Criollos disputarán el trofeo de campeones, a partir de las nueve de la noche, hora de Cuba.
   Resulta interesante que el recorrido del conjunto en esta edición del evento fue muy similar al del 2017, cuando también ganó el primero y el segundo desafíos de la fase clasificatoria, perdió el tercero, ganó el cuarto y cayó en la semifinal.
   Más allá de la derrota, los cubanos tuvieron una buena actuación, pues por primera vez en el torneo, desde el 2014, se ubicaron en el primer lugar de la fase clasificatoria.
   De forma general, tienen seguro el tercer puesto, luego de los dos finalistas, resultado superior al del 2017, cuando fueron cuartos.    

miércoles, 7 de febrero de 2018

La condición de cubano que enalteció el Che



Jorge Wejebe Cobo
   Ernesto Che Guevara  recibió una inusual citación  el siete de febrero de 1959, para comparecer al entonces Palacio Presidencial donde radicaba el primer Consejo de Ministros del Gobierno Revolucionario, al que acudió sin imaginar que allí sería sorprendido en su proverbial sencillez  y hasta rechazo  ante los homenajes que recibía por personas e instituciones.
   Ese día se le comunicaría por ese máximo órgano de gobierno el acuerdo oficial de  otorgarle la ciudadanía cubana por nacimiento, en reconocimiento a sus extraordinarios méritos en la lucha armada contra la dictadura de Fulgencio Batista.
   La  decisión estaba basada en el artículo 12, sobre la ciudadanía de la entonces Constitución de la  República,  de acuerdo con  un inciso que definía: “Serán también cubanos por nacimiento los extranjeros que hubieran servido en la lucha contra la tiranía derrocada el 31 de diciembre de 1958 , en las filas del Ejército Rebelde  durante dos años o más y hubieran ostentado el grado de comandante  durante un año por lo menos, siempre que acrediten esas condiciones en la forma que la ley disponga.”
   El único antecedente que tenía este acuerdo era el otorgamiento también de la nacionalidad cubana  al dominicano Máximo Gómez, Generalísimo del Ejército Libertador al inicio de la seudorrepública.
   Además, se había decidido entregar la ciudadanía por naturalización a otros extranjeros que combatieron en el Ejército Rebelde.
    Luis Buch, entonces secretario del Consejo de Ministros y encargado de informarle al Che la decisión, recuerda que el Comandante Guevara recibió la noticia sin inmutarse y expresó que era inmerecido tal honor, pues “ hubiera luchado como lo hizo en Cuba en cualquier otra parte del mundo.”
   Precisó Buch que cuando le expresó al Che que no aceptar tal reconocimiento sería un desaire al pueblo cubano, el Guerrillero lo abrazó.
   Durante el resto de su vida enalteció su condición de cubano que aceptó como compromiso en su labor durante la consolidación y desarrollo de la Revolución, lo que tuvo muy presente en su carta de despedida a Fidel en 1965,  al partir para llevar la lucha revolucionaria a otras partes del orbe.
   En el histórico documento renunciaba a su condición de cubano, a su grado de Comandante y a su cargo de ministro para salvar a Cuba de cualquier responsabilidad de sus actos cuando partió a llevar la lucha revolucionaria a otras partes del mundo y confiesa “ (..)aquí dejo lo más puro de mis esperanzas de constructor  y lo más querido entre mis seres queridos y dejo un pueblo que me admitió como un hijo , eso lacera una  parte de mi espíritu”.

lunes, 29 de enero de 2018



La Patria ante todo
 Aída Quintero Dip
     "Los comicios en Cuba no constituyen un concurso de popularidad; son en todo caso un concurso de méritos y un concurso de capacidades. Si yo, revolucionario, tengo el derecho de votar por cinco, ¿por qué voy a votar por uno?..”
                                                                          Fidel
                                       

     Tiene una trascendencia histórica en nuestra Patria el concepto de unidad; es símbolo de victoria, y cuando no se ha sido consecuente con su práctica ha  constituido blanco de reveses.
     La primera gesta por la liberación del yugo colonial, la Guerra de los Diez Años; fracasó esencialmente por la falta de unidad de los mambises.
     En desunión entre sí marchaban la Cámara de Representantes, el Gobierno de la República en Armas y el Ejército Libertador,  tampoco se logró el mando único sobre todos los territorios en campaña.
     División fue la causa principal que condujo al claudicante Pacto del Zanjón, esa indigna paz sin independencia ni abolición de la esclavitud.
      Pero Antonio Maceo salvó la honra y el decoro del pueblo cubano con la Protesta de Baraguá, hecho  devenido desde entonces en paradigma de intransigencia revolucionaria de la nación.
     Igual destino trágico, también por el divisionismo, en el cual prevalecieron el factor racial y la carencia de una preparación  adecuada; corrió la Guerra Chiquita que  estalló a continuación de la Guerra Grande.
     Por eso José Martí, interpretando  la necesidad histórica de la unidad, derivada de esas dramáticas experiencias, creó y lideró el Partido Revolucionario Cubano y desarrolló una obra colosal  para cohesionar a los veteranos y a los pinos nuevos, y eliminar las contradicciones de diverso carácter existentes en las filas de los patriotas, para reanudar con éxito la Guerra Necesaria.
    El Titán de Bronce también había llegado a la conclusión de la urgencia de un Partido único  de la independencia y siempre defensor de la unidad.
    En carta a Martí de 1888 afirmó que la unión de los cubanos  ha sido “el ideal   de mi espíritu y el objetivo  de mis esfuerzos (…) sin ella serán estériles todos nuestros sacrificios, y se ahogarán siempre en sangre nuestras más arriesgadas empresas”.
    Ese espíritu unitario no fue solo patrimonio de los próceres de la independencia; identificó los sueños de los patriotas que nacieron después como la generación que asaltó al Cuartel Moncada, los combatientes de la lucha clandestina y de la Sierra Maestra, de los hombres y mujeres que  salvaguardan las conquistas de hoy.
    Legitimidad histórica y profundo sentido patriótico tiene entonces la convocatoria al voto unido para la elección de los diputados a la Asamblea Nacional y delegados a la Asamblea Provincial del Poder Popular, en los comicios del domingo 11 de marzo, que en el contexto actual parte, en principio, de preservar la unidad e identidad nacional.
    Se ha reiterado que el voto unido nos fortalece; es antídoto contra toda manifestación de corrupción y tiene que ver, además, con la unión entre los cubanos en un sentido más raigal, ya que lo opuesto a la filosofía  del voto unido sería la demagogia, la competencia mercantilista entre los candidatos que surgen de la maquinaria y no del pueblo.
    Para mantener un sistema como el de Cuba que se afinca en la voluntad popular, en que hombres y mujeres de la base ocupen también responsabilidades esenciales en la sociedad, hay que preservar la Revolución y el poder político,  cerrándoles todo resquicio a los riesgos, a las amenazas de la politiquería y la demagogia.
    El voto unido es garantía de que las asambleas tengan una representación integral de la sociedad cubana, y sean reflejo de la confianza y justicia hacia los nominados por sus méritos, capacidad, entrega a la causa revolucionaria y compromiso con el pueblo.
   Ejercerlo  en las elecciones generales del domingo 11 de marzo expresará la convicción de las masas y su voluntad  patriótica, en un tributo a los héroes y mártires, a las enseñanzas de Martí y Fidel,  y a hombres como Antonio Maceo, que en un momento difícil de la historia de Cuba dijo: “La Patria ante todo”.

viernes, 19 de enero de 2018

Ser perseverante, la mayor virtud de Clara Aurora



Aída Quintero Dip
   Solo quien ha sabido crecerse ante la adversidad y vencer tantos escollos, es capaz de valorar la vida como Clara Aurora Hechavarría Hardy: la oportunidad única  de ser útil, de hacer el bien, amar, trabajar creadoramente para alegría de los demás y tratar de dejar una huella.
  La circunstancia de haber nacido el 13 de agosto de 1959, en un humilde hogar de Santiago de Cuba, representó una señal en su existencia que le indicó los mejores caminos en aras de  protagonizar las mejores acciones y estar en disposición de servir,  lo que la estimula y fortalece como la Revolución misma.
  Parecía que la secuela de poliomielitis que le afectó desde los dos y medio años la postraría sobre una silla de ruedas, pero Clara Aurora es la voluntad en persona para aceptar ese destino.  Estudió como cualquier niña y joven de su edad hasta que se graduó en 1981 de técnico de nivel medio en Estadísticas, y perseverante al fin siguió buscando y forjando sueños.
  Recuerda que al principio tuvo inconvenientes para trabajar, las direcciones de las empresas le ponían trabas, pero luego la situación cambió, hubo conciencia de la necesidad de que ese segmento de la población tuviera oportunidades de aportar a la sociedad.
  No obstante, se desalentó ante el primer escollo laboral y empezó a estudiar Derecho en Cursos por Encuentro en la Universidad de Oriente, con el apoyo de la institución que la acogió como una alumna más, y de su madre, Luisa Zoe Hardy Pullés, pero al enfermarse esta, tuvo que postergar su sueño de ser jurista, ya que en aquel momento no tenía la independencia adquirida después, cuando supo valerse por sí sola.
  Mezcla de dulzura y fortaleza,  esta sorprendente mujer ha sufrido la indiferencia de los insensibles,  que no le han marcado ya que siempre ha valorado más la luz que le ofrecen las manos prestas a la ayuda, al cariño y los afectos; entonces solo piensa en luchar para transformar mentalidades y disfrutar la generosidad de la Revolución.
  Los programas de desarrollo de la Revolución para integrar a las personas con discapacidad a la sociedad son hoy realmente fabulosos  y colocan a Cuba a la vanguardia del mundo en el campo del respeto a los derechos humanos, manifiesta Clara Aurora con emoción.
  Siempre aflora en sus labios una sonrisa cual coraza salvadora y cuando se abunda en su vida se descubren los motivos para ser feliz.
  El deporte ha sido esencial, a su práctica le debe la rehabilitación y la independencia de que actualmente goza, a él se entregó con tanto ímpetu en 1985 en la disciplina de medio fondo en mil 500 y mil 800 metros planos,  que muy pronto llegaron los premios en las competencias.
  Los entrenadores disfrutaron como ella su título de subcampeona  panamericana, en Puerto Rico 1986; la medalla de plata ganada en mil 500 metros planos y la de bronce en 800, y el quinto lugar obtenido en 1990 en un evento en Venezuela, de mucho significado, pues no estaba en óptimas condiciones, pero se decidió a representar a Cuba por falta de otra atleta.
  Al pasar más tarde a la velocidad en 100, 200 y 400 metros, alcanzó lauros como multicampeona nacional e implantó récord en esos eventos y a nivel internacional rompió marcas como deportista de alto calibre en su especialidad.
  Su valía la atestiguan 55 medallas, selección de mejor atleta en la provincia en 1999  y otros premios  que antecedieron a una misión que la enorgulleció: la atención a atletas discapacitados  de alto rendimiento en la dirección de Deportes en Santiago de Cuba.
  La  Asociación Cubana de Limitados Físico-Motores (ACLIFIM) que marcha rumbo a su aniversario 38 en marzo venidero, es un capítulo trascedente en la vida de quien pondera la atención, inclusión y oportunidades que disfruta en Cuba, multiplicadas por las acciones de la organización social.
  Cuenta que durante el I Congreso de la ACLIFIM, al que asistió como delegada, tuvo una experiencia maravillosa al estrechar las manos de Fidel, gesto con el que pudo expresarle agradecimiento por todo cuanto hacía por el pueblo cubano y, especialmente, por las personas con discapacidad como ella.
  Clara Aurora es un buen reflejo del quehacer de la asociación: deportista de alto rendimiento durante 20 años, estudió Derecho, aunque no pudo graduarse; dirigente en el municipio cabecera de la provincia de Santiago de Cuba y madre del joven Joan Manuel, su razón de ser, su alegría, la medalla olímpica que nunca pude ganar, confiesa.
  Hechavarría Hardy destaca que la organización recibirá su nuevo aniversario con el cumplimiento de la misión de insertar a personas con discapacidad físico-motora en actividades socialmente útiles, sobre todo, para el acceso al empleo, la cultura, el deporte y la recreación, con el objetivo de equipar oportunidades y elevar su calidad de vida.
  Refiere conocer a hombres y mujeres  que integran la ACLIFIM  y estudian,  incluso  carreras universitarias,  y un grupo considerable trabaja en centros ordinarios y otros protegidos de las Industrias Locales, sin limitaciones de ninguna índole, solo con el apoyo estatal y la voluntad de cada cual.
   Ese hecho acentúa el orgullo por contar con una organización que defiende sus derechos en todos los ámbitos y de una sociedad que los tiene en cuenta y a la cual sirven con gusto.
  No obstante, señala las barreras arquitectónicas como una de las principales dificultades que los limitan en sus aspiraciones, que existen por doquier y son un obstáculo real para acceder a la vida socioeconómica en sitios con una geografía tan irregular como Santiago de Cuba.
   Llevamos años luchando contra tal impedimento,  se ha avanzado en muchos aspectos,  sin embargo ha faltado sensibilidad, dedicación y empuje de los organismos involucrados para resolverlo definitivamente, considera Clara Aurora, quien reconoce que ese no es el espíritu y la voluntad del Estado que ha hecho ingentes esfuerzos en tal sentido.
  Pero ella es optimista, aunque se amilana  en ocasiones tiene la virtud de crecerse y ser perseverante,  y más allá de lauros deportivos, responsabilidades y apego a la ACLIFIM, se descubre la mirada jovial de esta santiaguera de sonrisa franca, madre tierna y revolucionaria apasionada, reflejo de que su discapacidad no la hace diferente.